Cientos de fieles comenzarán mañana la 43° Peregrinación hacia la Basílica de Itatí 

En diálogo con Misiones Online, Marcelo Protchaska, colaborador y miembro activo de esta tradicional peregrinación, recordó que dicha iniciativa nació de un pequeño grupo de ciclistas hace cuatro décadas y ha crecido exponencialmente desde entonces. Además, manifestó que la peregrinación se trata de un acto de fe que une a la comunidad en torno a la devoción a Nuestra Señora de Itatí.

Durante los tres días de viaje, se realizan paradas estratégicas cada 20 kilómetros, respetando la seguridad y coordinación con las autoridades locales.

La jornada incluye momentos de reflexión y encuentro espiritual, como misas ofrecidas por el cura de Ituzaingó, y gestos solidarios, como la recepción de la familia Torre en Villa Olivar, que ofrece un guiso gratuito para los peregrinos. El itinerario se completa con paradas en Corsa Cueca y una última etapa hacia la Basílica de Itatí, donde se espera llegar el día 7 de diciembre a las 12:30.

Protchaska subrayó la importancia de viajar en columna y evitar la circulación nocturna por respeto a otros trabajadores en la carretera. En un gesto de apertura y camaradería, manifestó que la peregrinación es una experiencia compartida, donde la fe y la solidaridad prevalecen.

Durante los tres días de viaje, se realizan paradas estratégicas cada 20 kilómetros, respetando la seguridad y coordinación con las autoridades locales. Las jornadas incluirán momentos de reflexión y encuentro espiritual. Así, los fieles participarán de un misa en Ituzaingó, Corrientes, para luego continuar su viaje y ser recibidos por la familia Torres en Villa Olivar, quienes todos los años ofrecen un guiso gratuito para los peregrinos. 

Leé también: Biciperegrinos ultiman detalles para la 43° Peregrinación hacia la Basílica de Itatí

Para finalizar, el colaborador también hizo un llamado a la solidaridad, alentando a los participantes a llevar alimentos no perecederos para aquellos que menos tienen, considerando los desafíos económicos y las dificultades causadas por las inundaciones en la región. De igual manera, a pesar de las constantes fluctuaciones de los precios, la comunidad de peregrinos se preparó con antelación, asegurando que la verdadera «fiesta del pedal» continúe siendo accesible para todos.