Edificio Sofía en Posadas: “El dueño tendrá que decidir si demoler o invertir en la estructura actual”

Marcelo Mazur, Secretario de Planeamiento Estratégico de Posadas, habló al respecto y mencionó que “se hizo una evacuación rápida. A simple vista se hizo una evaluación, entramos en el edificio con el riesgo que eso conlleva y detectamos que había un problema serio estructural”, explicó el funcionario municipal. Esta acción inmediata permitió evitar una tragedia al desalojar a todas las personas que habitaban el edificio, prohibiendo además la entrada al mismo.

Señaló que se identificó un “problema severo de estructura” que requiere un apuntalamiento urgente para darle “estabilidad a la planta baja, el primer y segundo piso del edificio”. A partir de ese punto, será responsabilidad del propietario decidir si se refuerza la estructura existente o si se opta por la demolición.

“A pesar del apuntalamiento previo que se le realizó al edificio, se detectó que seguía teniendo movimiento; el domingo amaneció otro vidrio roto, lo que nos da indicios de que la estructura seguía moviéndose”, explicó Mazur en diálogo con Radio Activa. 

Según Mazur, “con los trabajos realizados se llegó a la conclusión de que el asentamiento de una de las bases provocó que una de las columnas perdiera la capacidad de carga o soporte, lo que conllevó al deterioro de la mampostería y la inclinación del edificio. Pudo haber sido por las intensas lluvias, un caño de desagüe tapado o una pérdida en el medidor de agua. Hay muchas posibilidades causantes de esto, pero eso lo sabremos con certeza cuando logremos hacer el apuntalamiento y ahí podremos revisar cuál es la causa de la falla”.

La avenida Mitre, donde se encuentra el edificio, es una arteria principal de la ciudad, y su cierre ha generado inconvenientes en el tráfico. Mazur explicó: “La avenida Mitre es una vía principal con un alto tránsito, una de las avenidas que genera comunicación con la zona céntrica de la ciudad. Va a seguir cortada porque el tráfico intenso puede comprometer la estructura. Hasta que no podamos asegurar una estabilidad, sería totalmente imprudente habilitar el tránsito”.

El edificio Sofía, que consta de cuatro pisos con seis departamentos, cinco de ellos destinados al alquiler y un estudio jurídico, ha dejado a sus ocupantes preocupados por sus pertenencias. “Tiene cuatro pisos con seis departamentos, cinco de ellos para alquilar y un estudio jurídico. Hay personas que pudieron sacar algo porque en el momento que comenzamos la evaluación, era ‘vayan saliendo, salgan y saquen lo que puedan’, porque nadie dimensionaba la gravedad del hecho. Ahora está prohibido el ingreso”, detalló Mazur.

El Secretario de Planeamiento Estratégico concluyó que el apuntalamiento es “crear una estabilidad en la estructura para permitir que la gente recupere sus pertenencias. Allí el dueño tendrá que tomar la decisión o de demoler y hacer una nueva estructura o hacer una inversión grande en recuperar la estructura existente”.