Denuncian estafa multimillonaria sin precedentes con la venta de departamentos en Posadas

Posadas, Misiones – La industria inmobiliaria no es ajena a las maniobras turbias, y en esta ocasión surgió un escándalo de proporciones significativas. Luis Pérez, abogado de los damnificados por una supuesta estafa, expuso a “Obras y Servicios Sociedad Simple”, una empresa señalada por la venta fraudulenta de departamentos que, de manera surrealista, fueron vendidos a múltiples compradores.

Según Pérez, el delito de la empresa se ajusta al artículo 172 del Código Penal, encuadrando así en el delito de estafa y otras defraudaciones. Asombrosamente, en la página de la AFIP el estado de la empresa figuraba como «no confiable» debido a sus irregularidades. Este dato representa la primera bandera roja en una serie de alarmantes descubrimientos.

Los acusados (Foto: captura Alem News)

La empresa “Obras y Servicios Sociedad Simple”, es un tipo de empresa legislada en el Código Civil y Comercial, considerada como una sociedad de hechos. Esto significa que no se registra en el Registro Público de Comercio, agravando así la incertidumbre de los inversores.

El señor Pedro Echenique, titular de un 50% del inmueble implicado, concedió el espacio aéreo a esta empresa, representada por Daniel Buongiorno, para que pudiera construir y posteriormente vender o ceder los derechos a terceros. Esto resultó en que varios compradores terminaron vinculados a Buongiorno, quien después de este proceso, sobrevendió varias unidades funcionales.

Según relatos del abogado de las vícitmas, algunas de estas unidades se vendieron más de tres veces, a compradores que desconocían que otros también habían adquirido los mismos derechos. Este caos se destapó cuando la obra fue abandonada hace dos o tres meses y el personal de albañilería se retiró. Echenique recibió la noticia de que la construcción no seguiría adelante, y Buongiorno desapareció con el dinero de los compradores.

Los damnificados se encontraron en una situación precaria, pues al no tener relación con Echenique, solo podían reclamar ante el intermediario, el señor Buongiorno. Sin embargo, Echenique no posee los recursos para compensar a todas las víctimas. Así se encontraron atrapados en una red de estafas, con Echenique como el titular del edificio y Buongiorno como el agente principal de las ventas fraudulentas.

Daniel Buongiorno, quien ahora tiene pedido de captura nacional, parece haber realizado este tipo de operaciones en otros lugares también. Se dice que tiene una empresa registrada a nombre de su esposa en Corrientes, y que también realizó maniobras similares en Iguazú. Buongiorno, de Alem, es conocido en la comunidad inmobiliaria local, y sus acciones han dejado una huella de devastación económica en su camino.

Hoy, el edificio a medio construir, ubicado en la avenida Rademacher y la continuación de la calle Félix Aguirre, permanece como un recordatorio sombrío de la estafa. El abogado y su equipo están trabajando para resolver la situación legalmente y obtener algún tipo de compensación para los damnificados.

Las futuras acciones legales pueden ser complicadas, ya que cada uno de los compradores posee derechos legítimos sobre las propiedades. Según Pérez, el que tenga la primera sesión registrada tendría prioridad, pero aún queda por ver cómo se resolverá el enredo legal de los compradores posteriores.

La aparición de más compradores de un mismo departamento sólo complica aún más la situación. De confirmarse, estos casos llevarán a procedimientos judiciales espinosos, que probablemente resulten en una grave pérdida para los clientes afectados.

Mientras tanto, Daniel Buongiorno parece estar en Italia, burlándose abiertamente de las acusaciones. El abogado tiene la intención de llevar este caso a la Interpol, con la esperanza de que Buongiorno sea detenido en el extranjero cuando intente tomar algún vuelo.

Damnificados

Fabián Gein, residente de Jardín América y uno de los muchos estafados, explicó cómo fue engañado por Bongiorno. «Apareció una publicidad en la inmobiliaria de un edificio que estaba en obra pero que estaba bastante avanzado… me estafó 38 mil dólares», dijo Gein. Añadió que su departamento se vendió dos veces y que los apartamentos cercanos se vendieron hasta tres veces.

A medida que los detalles de la presunta estafa salen a la luz, se hace evidente la escala de las pérdidas financieras sufridas por los afectados. Omar Araujo, otro de los damnificados, relató que invirtió aproximadamente 48,000 dólares en un departamento que fue vendido a otras dos personas.

La angustia de los damnificados se vio reflejada en las palabras de Gein, quien expresó su frustración y desesperación por la situación. «Lo único que yo en lo personal espero es que un delincuente como este tipo por lo menos vaya preso», afirmó.

Además del impacto financiero, la presunta estafa ha dejado un profundo daño emocional en los damnificados. Muchos soñaban con poseer su propio departamento en Posadas, solo para ver sus sueños destrozados por el engaño.