Conservación y sustentabilidad: arbustos embellecen la zona costera de Posadas

El ejemplar estrella de esta iniciativa es el chivatito enano, una especie de arbusto conocida por su exquisita combinación de colores intensos, que abarcan desde el rojo intenso hasta tonalidades naranjas y amarillas.  La planificación detallada ha determinado que estos arbustos adornarán tramos específicos en la ciudad, incluyendo la avenida Costanera, entre Mitre y Trinchera de San José; Trinchera de San José, entre Marconi y López Torres, y Marconi, entre Trinchera de San José y Mitre. 

En total, se prevé la plantación de 147 en estas áreas seleccionadas. Sin embargo, más allá de su belleza ornamental, estos arbustos ofrecen una serie de beneficios ambientales para la comunidad.

Beneficios ambientales y urbanos

Uno de los principales propósitos de esta iniciativa es mejorar la calidad ambiental en la zona costera. La introducción estratégica de la flora contribuirá a aumentar la biodiversidad local y, a su vez, fomentar la presencia de aves e insectos polinizadores en el entorno.

Además, se espera que los chivatitos enanos desempeñen un papel relevante en la reducción del impacto acústico del tráfico vehicular y la disminución de la contaminación del aire. Estos arbustos, por sus características naturales, actúan como filtros y purificadores del aire, contribuyendo así a una mejora significativa en la calidad del mismo.

Lapachos para el Parque de las Fiestas

Paralelamente a la plantación de chivatitos enanos en los bulevares, se ha llevado a cabo otro esfuerzo significativo para mejorar el espacio público en la ciudad. El Parque de las Fiestas, un lugar emblemático donde se celebran diversas efemérides, ha sido enriquecido con la plantación de lapachos de tres metros de altura.

La presencia de estos árboles no solo embellece el Parque de las Fiestas, sino que también brinda una sombra refrescante para los visitantes durante las conmemoraciones de fechas patrias, religiosas y otras festividades.

Generación de hábitat para aves e insectos

En una segunda etapa del proyecto, los esfuerzos se concentran en la zona costera de Miguel Lanús, donde se están realizando los preparativos para la plantación de más de 400 ejemplares de árboles frutales y florales. Estos árboles, distribuidos estratégicamente en islas de biodiversidad compuestas por cinco ejemplares cada una, buscan generar hábitats propicios para aves e insectos polinizadores.