Este viernes el Servicio Penitenciario Provincial de Misiones celebrará su 64° aniversario en Posadas

La celebración iniciará con una Oración Ecuménica por parte del Pastor Capellán Hernán Espíndola, quien suele resaltar la importancia del trabajo de la Iglesia en las cárceles y en la vida de los presos. La comunidad fue invitada a acercarse a los festejos en la Cascada de la Costanera de Posadas a partir de las 17:30.

En el marco de los festejos, desde el SPP hicieron hincapié en la labor de los capellanes penitenciarios y de los voluntarios que trabajan dentro y fuera de las cárceles. El servicio que prestan a las personas privadas de libertad es fundamental, ya que les brindan ayuda y asistencia, contención y, muchas veces, esperanza.

La Iglesia mira con especial sensibilidad a los hombres y mujeres en prisión y a través de la Capellanía se hace presente en el mundo de las cárceles y en su entorno. La tarea del personal y los Capellanes de cada Penitenciaría en la actualidad trascienden la propia cárcel, mencionándose aspectos como la prevención, la prisión y la inserción.

Es responsabilidad de todos una verdadera misión: que incluya a los menores, hombres y mujeres que están en contexto de encierro. Una misión en la que se deben tener en cuenta aspectos como liberar, humanizar, informar, formar y sensibilizar, pensando siempre en servir de puente entre la cárcel y la sociedad, anunciando y denunciando la realidad del mundo penal y penitenciario.

La historia de la Pastoral Penitenciaria data de 1970 y es un proceso largo que ha logrado una estructura orgánica en la actualidad. Se destaca el trabajo que desarrolla el capellán penitenciario y el de los voluntarios que trabajan dentro y fuera de las cárceles, en conjunto con las autoridades y regímenes establecidos en cada contexto.

La reinserción es uno de los aspectos más importantes en el trabajo de la Pastoral Penitenciaria y se enfoca en el semillero, con la certeza de la conversión desde la fe. También se refiere a los centros de menores, que están incluidos en la Pastoral Penitenciaria y a los problemas que tienen estos jóvenes, sobre todo cuando cumplen la mayoría de edad.

La Iglesia, desde sus orígenes, ha mostrado una sensibilidad especial hacia la situación de los hombres y mujeres en prisión, promoviendo la dignidad y el respeto en la ejecución de las sentencias penales. Es importante que toda la sociedad reconozca que los presos son seres humanos que merecen ser tratados con respeto y dignidad, y que solo el trabajo en conjunto entre el Servicio Penitenciario, la Capellanía, las autoridades y la sociedad en general, puede lograr la mejor acción en favor de la reinserción de los internos a la sociedad.

 

Por tanto, desde el área de Culto, se felicita y agradece al Servicio Penitenciario Provincial de Misiones por su compromiso y labor en la ayuda y asistencia a las personas privadas de libertad, y se anima a seguir trabajando juntos en la búsqueda de una verdadera misión que incluya la liberación, humanización, información, formación y sensibilización, pensando siempre en servir de puente entre la cárcel y la sociedad.

Tal vez interese leer: La Policía de Misiones puso en funcionamiento la nueva Unidad Regional de Montecarlo

En definitiva, la labor del Servicio Penitenciario Provincial de Misiones y la de la Pastoral Penitenciaria son fundamentales en la reinserción de las personas privadas de libertad y en la construcción de una sociedad más justa y solidaria. La celebración del 64 aniversario de la institución es un reconocimiento a esa labor y un llamado a continuar trabajando en ese sentido.