Posadas| Martín Recamán propone instalar los equipos “Muni a la Obra” en los barrios y la construcción de un túnel que conecte el Acceso Oeste con Itaembé Guazú

Con el paso subterráneo se daría continuidad a la avenida Chacabuco y se descongestionaría la avenida Quaranta, beneficiando a otros barrios como Cruz del Sur, 508 Viviendas y Nemesio Parma.

Según Recamán, el crecimiento de la ciudad se está desarrollando hacia el Oeste, y el aeropuerto es un obstáculo para la conexión entre el enorme barrio de viviendas y Villa Cabello. El túnel es una solución viable para descongestionar la avenida Quaranta, mejorar la movilidad en la zona y evitar que el aeropuerto limite el desarrollo de la ciudad.

Martín Recamán

El ducto pasaría por debajo de la pista de la terminal aérea, y el predio que tiene que atravesar el túnel tiene menos de un kilómetro.

Recamán señala que el beneficio será también para otros barrios en esa zona, como Cruz del Sur, 508 Viviendas y Nemesio Parma, que actualmente tienen como principal salida a la avenida Quaranta. También se agilizará el tránsito a espacios como el CEPARD o al Parque de la Ciudad, donde se realizan muchas actividades.

“Muni a la obra”, equipos de respuesta rápida en los barrios de Posadas

Otra de las propuestas es dar respuestas rápidas a las necesidades cotidianas de los vecinos, cuestiones relacionadas al alumbrado público, el mantenimiento de los espacios verdes e incluso la intervención inmediata cuando el vecino lo requiera.

La iniciativa consiste en la creación de equipos especializados en cada delegación, denominados «Muni a la Obra», cuyo objetivo será brindar respuestas rápidas a las necesidades de los habitantes.

Martín Recamán

Además, Recamán destacó la importancia de contar con un equipo técnico que garantice la eficacia y el funcionamiento de estas comisiones –que hacen un trabajo ad honorem-, y que supervise la respuesta a las solicitudes de los vecinos, asegurando el cumplimiento de los tiempos establecidos.

El candidato a intendente de Posadsa explicó que se dividirán los equipos en dos: uno técnico vecinal, exclusivo para las comisiones, y otro operativo, encargado de resolver cuestiones cotidianas como la reparación de focos, baches o la poda de árboles. Este último equipo estará especializado en resolver problemas a nivel micro, es decir, en el barrio, mientras que las intervenciones de mayor envergadura serán responsabilidad de la Municipalidad Central.

La idea es que estos grupos de trabajo estén altamente capacitados y preparados para atender cualquier tipo de necesidad que surja en el día a día de los vecinos, desde cuestiones de trámites hasta problemas de iluminación o poda de árboles. Así, se busca agilizar la resolución de problemas que, en muchas ocasiones, generan un conflicto de resolución para la Municipalidad Central.