El domingo la Orquesta Folklórica Municipal de Posadas se presentará en el Parque de las Fiestas

Al respecto, Ramón Rolón, co fundador, afirmó que con 27 años de experiencia, la orquesta prepara un repertorio adaptado al público posadeño, buscando mantener viva la herencia de poetas y compositores olvidados, y llevar su legado a nuevos oídos. A pesar de los desafíos de difusión, la orquesta se muestra comprometida con brindar un show inolvidable con mucho amor y cariño para toda la comunidad.

¿Cómo fue la convocatoria del elenco completo de la Municipalidad de Posadas por parte de la Dirección General de Cultura y la Secretaría de Cultura?

La convocatoria fue realizada por la Dirección General de Cultura y la Secretaría de Cultura para el elenco completo de la Municipalidad de Posadas, que cuenta con un elenco hermosísimo. El ballet cuenta con músicos, que son jóvenes talentosos. Nosotros, que hace 27 años comenzamos esta travesía de fundar la única Orquesta Folclórica Municipal de la ciudad de Posadas, somos 11 integrantes. Yo soy el más veterano, ya que los otros compañeros han partido y se han adelantado en ese viaje sin retorno, por lo que me quedé como el más antiguo y seguimos llevando adelante el legado.

¿Cómo preparan cada show y cómo se preparan para el show del domingo? Son 27 años de brindar shows, ¿qué le brindarán a la gente?

Nuestro legado es resaltar y rescatar las obras de nuestros poetas y compositores que están olvidados. Lamentablemente, hoy en día la música folclórica misionera y la orquesta folclórica municipal de Posadas no son muy reconocidas, especialmente entre la juventud. Ha habido un proyecto de ley para que la música folclórica misionera se enseñe en las escuelas como materia, pero la difusión es limitada. 

A pesar de eso, preparamos cada actuación con mucho cariño y amor, ya sea en lugares humildes o en los mejores escenarios. Nuestra orquesta folclórica municipal es para toda la comunidad de Posadas, convocando a gente de distintas comunidades de la ciudad. Nos adaptamos a las condiciones técnicas de cada lugar y necesitamos estar amplificados para que nuestro trabajo no se pierda y suene de manera adecuada.

¿Qué piensas sobre el público posadeño?

El público posadeño es bastante particular, diría que a veces un poco raro. Sin embargo, como músicos, siempre buscamos adaptarnos y ofrecer un espectáculo que sea del agrado de todos. Sabemos que a los chicos les gusta hacer palmas y bailar, por eso incluimos ritmos como el chotis en nuestro repertorio para el domingo.

¿Qué repertorio preparan para el domingo?

Para el domingo estamos preparando un repertorio especial. Sabemos que va a estar la familia, así que queremos hacer un espectáculo adecuado para que los chicos también puedan disfrutar. Vamos a incluir algunos chotis, que es un ritmo alemán que se ha adoptado en esta zona y que a los niños les gusta mucho porque pueden hacer palmas.

¿Con qué van a hacer bailar a los posadeños?

Nosotros, como orquesta, hemos estado tocando en diversos lugares, desde los más elegantes hasta los más humildes, y siempre hemos mantenido el mismo espectáculo en donde quiera que vayamos. Nos gusta tocar música guaranítica, porque somos de la zona guaranítica, que abarca esta parte de la República Argentina. También tenemos influencia de la misión jesuítica, que tiene una historia riquísima, pero en comparación con otras regiones, como los hermanos correntinos, nos llevan la delantera en la organización de grandes festivales, como el Festival Nacional del Chamamé. Nosotros tenemos el Festival Nacional de la Música del Litoral y del Mercosur, que lleva 50 años, pero reconocemos que en otros tiempos tenía más auge. Sin embargo, siempre depende del lugar donde estemos y del público al que nos enfrentemos.

¿Qué nos puedes contar sobre tu trayectoria en la música?

Llevo más de 50 años en el oficio. He estado cantando y tocando la guitarra. Además, la orquesta en la que estoy ha estado activa durante 27 años, incluso antes, cuando teníamos un grupo llamado Posada Marangatú, que también es de la ciudad de Posadas. Hemos tocado en diversos lugares y hemos disfrutado de la música de nuestra zona guaranítica, que es muy apreciada por la gente. Hacemos el mismo espectáculo tanto en lugares elegantes como en lugares más humildes, porque lo importante para nosotros es que la gente disfrute de nuestra música.

 

¿Cómo ha evolucionado la escena musical en Posadas a lo largo de los años?

La escena musical en Posadas ha tenido altos y bajos a lo largo de los años. Antes había más auge en la organización de festivales y eventos musicales, pero en los últimos tiempos hemos quedado un poco rezagados en comparación con otras regiones. Sin embargo, seguimos disfrutando de la música y buscando adaptarnos a los gustos del público local. Sabemos que Misiones es algo inédito en el país, un crisol de raza. Tenemos de todo aquí en esta querida provincia de Misiones. Tenemos el repertorio, tenemos chotis, después tenemos cosas un poco más delicadas, que es la galopa misionera de actores y compositores nuestros, como Ramón Ayala, Vicente Cidade y tantos otros. Y por supuesto, también hacemos canciones del litoral. Me refiero a algunos chamamé que también a la gente le gusta mucho, porque aquí en Misiones se escucha mucho el chamamé, porque hay muchos difusores que se dedican al chamamé, porque es bailable. Por otro lado, bailar una música con coreografía es difícil, entonces habría que hacer libre, que sea libre el baile, como querés bailar. Ahora se está animando un poco más la gente, porque nuestra música es muy aceptada, no solamente aquí en Misiones. 

¿Cuál es la situación de la industria musical en tu provincia y cómo afecta la falta de una productora o empresa de grabación en la difusión y apoyo a los músicos locales?

Les pedimos a todos los amigos difusores que ayuden a difundir nuestra música. Porque hay otra cosa muy importante que nuestra provincia no cuenta con una casa o una empresa que pueda ir a grabar y largar tu trabajo. Acá no existe una productora. Si vos querés hacer una grabación, eso es privado, tenes que pagar. Ayer estuve mirando la misa de músicos populares en la catedral donde vino Zamba Quipildor y pidió que se apoye a los músicos de Misiones. 

Se viene en agosto un nuevo aniversario, 27 años, y lo siguen haciendo con tanta pasión cada vez que se presentan. ¿Qué significan 27 años de la Orquesta Folclórica Municipal?

Yo prácticamente dejé la mitad de mi vida ahí, en la orquesta. Y en Marangatú, son como 35 años en total que estoy en la municipalidad. Es una pasión. Yo soy un misionero, pero yo le agrego otra palabra: misionero i’té. Bien misionero. Amo a Misiones, estoy enamorado de la ciudad de Posadas, de toda la provincia. Creo que los misioneros debemos empujar entre todos, porque si no vamos a quedarnos con la música santanense, vamos a seguir siendo invadidos por los amigos brasileños y también el Paraguay que nos empuja. La pasión sigue hasta que a veces uno dice, pero ¿para qué uno hace esto si no tenés la respuesta que necesitás? 

¿Qué acciones crees que se podrían tomar a nivel local y nacional para incentivar y apoyar a los jóvenes músicos?

A nivel nacional tenemos como representante visible al Chango Spaciuk. Ahora comenzaron los hermanos Núñez. Y después no hay otros. Yo tengo mi hija que está luchando a dos manos hace años y después no hay otra. No tenemos porque estamos lejos. Estamos donde empieza la patria y por supuesto que nos falta el apoyo, el apoyo de que se saque una ley y que le incentiven a los jóvenes. La idea de ese disco que yo te regalé, en nombre de la orquesta, era llevar a los colegios, entregar el disco con una bandera misionera, hacer una presentación didáctica y explicarle a los chicos. Y ese disco entregarle al profesor de música, porque tiene 17 temas, tiene la versión oficial de Misionerita para que los chicos canten. Porque los chicos cantan Misionerita con Teodoro Cuenca, y Posadeña Linda, que es la música oficial de nuestra ciudad, también lo hicimos, lo recortamos, lo hicimos cortito porque es largo. 

Así es la vida de la orquesta, que hemos sido la primera orquesta ganadora del Premio Arandú. Y después también tenemos un premio muy importante que es el SAPUCAI. Es un premio con jurados notables que hacen un seguimiento de distintos grupos, de distintas agrupaciones y qué es lo que ofrece esa agrupación. Y como nuestra agrupación es un grupo solidario y nosotros estábamos por todos lados, aunque la pandemia nos frenó un poco y ahora arrancamos de vuelta. Queremos hacer intercambio cultural, que llevemos nuestra música a otra provincia, para que sepan que Misiones tiene su propia forma de expresarse.

¿Se pueden sumar a la orquesta? ¿Cómo pueden hacer? 

 

Sí, está la Escuela de Música para estudiar. En estos tiempos que han cambiado hay que estudiar porque hay muchísimos músicos nuevos que están saliendo, músicos de viento, violonchelos, violinistas, de todo lo que se pueda buscar. Pero el tema es que falta un apoyo para que los chicos se incentiven. Eso sería lo ideal para los niños que tienen ganas, que tengan talento y mostrar. Entonces, eso sería algo extraordinario. Pero tiene que salir alguna ley de la Cámara de Diputados.

Para cerrar, después del domingo, que van a brindar su show en el Parque de las Fiestas, ¿dónde van a estar presentándose? ¿Hay próximos eventos de cara a lo que va a ser un nuevo aniversario de la orquesta?

 Sí, tenemos varios proyectos con los muchachos que tendríamos ganas de hacerle un tributo a los compositores y actores misioneros. También teníamos ganas de brindar un tributo a través de eso a todos los compositores misioneros que están olvidados. Y así queremos ir brindándole un homenaje a aquellos que dieron todo por la cultura misionera, no solamente a los músicos, sino a los artistas plásticos, a escritores. Lo que pasa es que nos falta unirnos. Estamos muy desunidos.