El vino que llegaba en el tren y se fraccionaba en Posadas

Los Ferrys de Posadas - Vinos tunquelen
Foto Gentileza – Leo Duarte – Posadas del Ayer.

 

“En la década del 70 tenía la Nofal tenía 13 plantas de fraccionamiento en todo el país, una en Posadas, también en Eldorado, Oberá y Alem. El vino venía en el ferrocarril”, contó Alejo.

La travesía de llegar con el producto de Mendoza hasta Posadas era brava porque no existían contenedores de acero inoxidable.

En esa época, los tanques eran de chapa. Para poder utilizarlos para transportar el fruto de la vid, había que hacerles un tratamiento en que se empleaba una mezcla de brea y parafina. Se revestía el interior de los contenedores.

Alejo recordó que cuando llegaba la carga con vinos había varios procesos previos al envasado en las botellas de vidrio que luego se distribuían a toda la ciudad en los famosos esqueletos de hierrito.

Los Ferrys de Posadas - Alejo Latorre enólogo vinos Tunquelen
Alejo Latorre es enólogo y trabajó en la fraccionadora de Tunquelen a metros de la Estación de Trenes de Posadas.

Lo primero que hacía Alejo era el control de calidad. El vino tenía que tener las condiciones óptimas para ser envasado. El viaje, con sus contratiempos hacía de las suyas y muchas veces la carga venía turbia. Había que estabilizarla antes de embotellarla.

Con sabiduría y los métodos necesarios, se hacía el proceso para una vez logrado el objetivo, pueda ser envasado en enviado a todos los almacenes y bodegones que lo ofrecían.

Los Ferrys de Posadas
Lo lleva en la sangre. Alejo junto a una vid que cuida y ve crecer en el patio de su vivienda, donde también tiene su taller.

No había mucha historia, era vino tinto o vino blanco, además del tradicional jugo concentrado, presente en casi todas las mesas posadeñas de la época.

En 1959 se sancionó la ley Nº 14.878, o ley general de vinos, se creo el Instituto Nacional de Vitivinicultura, y con el establecimiento del envasado en origen, la fraccionadora cerró.

“Había una idea de que la gente que trabajaba acá, se vaya a Mendoza. Eso nunca pasó. En el lugar se procesaba hasta 1 millón de litros por mes. De un día para otro todo terminó”, recordó Alejo.

Los Ferrys de Posadas - Alejo Latorre junto a su esposa.
Luego del cierre de la fraccionadora, Alejo y su esposa hicieron su vida, fundaron y trabajan hasta hoy en la Casa del Taladro, ubicada en Posadas.

Hoy parte del edificio donde estaba la fraccionadora de vinos Tunquelen, aún está en pie y se ubica sobre calle Córdoba a pocos metros del espacio Multicultural, en el cuatro tramo de la Costanera de Posadas.