Misiones | Aseguran que vieron al femicida Fabián Tablado en Posadas: asesinó de 113 puñaladas a su novia y ya está libre

La semana pasada Fabian Tablado intentó instalarse en la localidad de Virasoro, provincia de Corrientes, a menos de 100 km de Misiones, pero la sociedad repudió el hecho y finalmente no se instaló. Tenía un contrato de alquiler firmado por su madre, pero pocos días después el dueño de la propiedad que iba a alquilar rescindió el contrato al conocer quién sería su inquilino.

Tras el repudio de los vecinos de Virasoro, le rescindieron un alquiler al femicida Fabián Tablado

 

Este martes, el pastor Carlos González de la Fundación Filipos, confirmó que luego de su fallido intento de radicarse en Corrientes, Fabian Tablado llegó a Misiones. “Está con la Fundación Filipos y lo están asistiendo. En este momento está en una granja que no está en Misiones”, dijo el pastor.

González dijo que hace un tiempo Tablado se acercó al evangelismo y que fue por ese motivo que empezaron a tener contacto con él. “Somos un movimiento cristiano y nos ocupamos de la parte carcelaria. Fabián Tablado es evangelista y la idea es asistirlo, somos un movimiento cristiano y una fundación. Estamos viendo la posibilidad de asistir y averiguar cuestiones, hablando con instituciones que le dan la garantía de vivir acá. El hecho se produjo en la década del 90 y tiene su condena cumplida”, agregó.

Este año la Sala I de la Cámara en lo Civil y Comercial de San Isidro no sólo confirmó la perimetral que le prohíbe a Tablado (46) acercarse a menos de 300 kilómetros de Edgardo Aló, el padre de Carolina, a quien asesinó en 1996; sino que tampoco podrá volver a vivir a la casa de su familia del partido de Tigre y donde, justamente, mató a quien era su novia.

En agosto el femicida de Carolina Aló debió irse de su casa en Córdoba tras una denuncia que hicieron sus vecinos por violencia de género a su expareja. Días después intentó instalarse en San Clemente del Tuyú, pero fue declarado persona no grata y repudiado por los vecinos. La semana pasada intentó radicarse en Virasoro, pero también fue rechazado por los vecinos.

“Hasta ahora no consigue reinsertarse en la sociedad”, alegó el pastor Carlos González. “La capellanía pastoral Filipos carcelaria se creó hace 12 años, recorremos los penales. El trabajo que hacemos es serio y responsable y en este caso lo estamos asistiendo para que pueda tener un lugar donde vivir”, agregó.