Posadas | Vive hace 31 años en el barrio Tajamar y denuncia que una iglesia adventista intenta desalojarla desde el año 2019

Esta mañana Alves, que tiene 60 años, tuvo que ser asistida por el servicio médico, luego que la Justicia intentara desalojarla de su vivienda. “yo hace 31 años que vivo en esta propiedad, todo lo que está construido acá lo hice yo ”, contó la mujer muy afectada y desde su cama a Misiones Online.

iglesia adventista la quiere desalojar

En la misma línea la mujer contó que la iglesia adventista la quiere desalojar, aduciendo que habían recibido en donación esta propiedad, por lo que ella comenzó, “a hacer los trámites con un abogado, pero tuve que cambiar de abogado. En el 2019, a mí me llega una carta de desalojo. Tenía 30 días para que me vaya. Pero logre suspender ese desalojo”.

El caso de Alves y la iglesia continuó en la Justicia, pero “ahora me vuelven a querer desalojar, yo estoy empadronada, yo tengo una ley que a mí me está protegiendo, y ellos no están respetando esta ley. Yo lo único que pido es justicia, soy una mujer sola, enferma, no puedo trabajar, tengo 60 años, no estoy jubilada, y todo lo que está acá construí, yo”, explicó.

iglesia adventista la quiere desalojar

Tal vez le interese leer: Regularización dominial: Defensor del Pueblo y vecinos de la Chacra 187 se preparan para la primera audiencia en instancia judicial  

 

Y agregó que, “acá se crio mi hijo conmigo, que ahora está trabajando en Eldorado. Y hoy vienen con que me quieren desalojar de lo mío. Esto es mío y quiero justicia”.

Con respecto a los trámites en la justicia y los tiempos procesales, Alves informó que, “hay cosas que no están contestando, o me están rechazando”, y agregó que, “yo pago municipalidad y rentas, desde 1991. No me atraso, dejo de comer y pago mis impuestos, como para que me vengan hoy querer desalojar”.

Por otra parte, la mujer también indicó que recibió amenazas de parte de las personas de la iglesia adventista, “me dijeron, te vamos a traer un camión de la municipalidad, te vamos a tirar todas tus cosas afuera, anda a buscarte una casan anda buscando donde ir, págate el alquiler y retírate”.

“Yo no me puedo retirar, ¿a dónde voy a ir? a la calle no voy a ir, esto es mío. Yo compre de buena fe. Y lo que no entiendo es donde está la justicia, porque los papeles de ellos que son posteriores a los míos, tienen tanto valor. Entonces acá no hay justicia”, concluyó muy acongojada la mujer.