Ley de Etiquetado Frontal | “Se verán grandes cambios en la medida que exista un compromiso de todos con la información y elección de productos ”, sostuvo una nutricionista

 


Gabriela Reyna Allan- Radio Tupá Mbaé

La presidente del Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Misiones (CoNuProMi), Gabriela Reyna Allan, se refirió a la Ley de Etiquetado Frontal y destacó el compromiso conjunto que debe existir entre el sistema de salud, la industria alimenticia y la sociedad civil en general para generar conciencia sobre hábitos saludables.

“En Posadas se encuentran etiquetados muchos productos de grandes industrias, en bebidas y en heladerías también, señalando los hoctógonos que perjudica a la salud de manera grave. En la medida que exista un compromiso de todos en la información y la elección de productos saludables, se verán grandes cambios”, sostuvo.

En ese sentido, la Ley de Etiquetado Frontal estipula, primeramente, que «las empresas de alimentos informen al consumidor por medio de gráficos la presencia o el exceso de ciertos ingredientes perjudiciales para la salud», explicó.

Tal vez te interese leer: Etiquetado Frontal | Desde hoy las empresas que no pidieron prórroga deberán colocar el sello

La normativa que entró en vigencia e informa en el Boletín Oficial, también incluye que se modifique el nivel de estos componentes. Así, por ejemplo, un alimento que tiene cierto nivel total de grasas saturadas, deberá bajar al 12 por ciento este año. Y para el 2023, disminuir al 10 por ciento de ese nivel graso.

Ley de Etiquetado Frontal
Así se verán los productos con el etiquetado frontal

Este parámetro para los agregados en alimentos se basa en lo que establece la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Así se trabaja por un lado, en mantener informada a la sociedad sobre lo que consume, y por otro, en disminuir el nivel de los ingredientes que son excesivos y perjudiciales.

Sobre este punto, Reyna Allan explicó que la Ley “no hará que se modifique la composición intrínseca de los alimentos”, sino que apunta específicamente a esos “nutrientes agregados” que, en exceso, dañan la salud.

Asimismo, sostuvo que esta reglamentación apunta a los alimentos clasificados como procesados, que poseen gran nivel de agregados para su conservación y ultra procesados, que son derivados de sintéticos de alimentos, tales como las salchichas, snacks y bebidas gaseosas. Entonces, los productos que tengan al menos una “etiqueta negra” es porque tienen exceso de grasas malas y azúcares, ejemplificó la nutricionista.

Por otra parte, señaló que, “una vez pasado el período de tiempo para que se modifiquen esos niveles excesivos de estos ingredientes y que los alimentos cumplan correctamente con lo estipulado, dejarán de tener las etiquetas”.

Para finaliza,r la presidente del CoNuProMi consideró importante trabajar en la “conciencia colectiva” sobre buenos hábitos alimenticios. Es un compromiso que recae, no sólo en el sistema de salud, sino que también en las industrias, en la sociedad civil, en el sistema educativo, así como en los medios comunicativos. Por esto, remarcó que “esta ley realmente tendrá su impacto en la medida en que haya un compromiso de toda la sociedad”.