Mariel Duarte, la boxeadora misionera que sufría violencia de género, superó la depresión y las adicciones y hará su debut este viernes en Posadas

La boxeadora misionera, Mariel Duarte se prepara para debutar mañana viernes en lo que será su primera exhibición en un cuadrilátero. Es mamá de un niña, arbitro de la Liga Posadeña, y también entrenadora de fútbol.

Durante los últimos años se metió de lleno en el boxeo y encontró en el deporte la salida a la depresión, las adicciones y la violencia de género que sufría a manos de su expareja.

boxeadora misionera
Mariel en el gimnasio municipal del anfiteatro de Posadas.

Mariel comenzó contando que desde muy pequeña, el deporte la atrapó: «El boxeo me gustó desde chiquita nada más que no había posibilidad y era complicado para las mujeres, más para las niñas que buscaban practicar un deporte que era visto solamente para hombres, no tuve la posibilidad de arrancar de chica. Siempre fue un deporte que me gustó. Lo pude hacer después de grande, a los 31 años y siendo madre».

De chica sus padres no acompañaban la decisión de practicar boxeo así que no pudo cumplir su sueño, pero luego de los 30 años se daría la oportunidad. El boxeo llegó como respuesta a las ganas de superar los difíciles obstáculos que la vida le puso por delante.

Respecto de su expareja, Mariel aseguró que sufría violencia de género y a raíz de ello llegaron otros problemas como la depresión, la soledad y las adicciones. Todo esto se dio también durante la llegada de su única hija, otra parte fundamental para que esto pueda lograrse. «El boxeo me salvó la vida, me sacó de momentos difíciles», soltó.

Tal vez te interese leer: Boxeo misionero: este viernes se realizará la segunda velada boxística en el Polideportivo “Finito” Gehrmann

Asimismo agregó: «Estuve 10 años con una persona violenta que me hizo caer en depresión. Estuve mucho tiempo encerrada en casa sin hacer nada, adicciones y mucha soledad. Era solo yo con mi depresión y mis problemas, ya teniendo una hija chiquita, después de un embarazo difícil conviviendo con una persona violenta», sostuvo Mariel.

Sin embargo, encontraría en el gimnasio municipal de boxeo que funciona en el anfiteatro de Posadas y en el acompañamiento de su entrenador «Cirilo» el apoyo para poder salir adelante.

«Comencé a entrenar y cuando llegue acá me recibió «Cirilo», mi entrenador, que fue como mi padre. El me brindó apoyo y la seguridad para pensar que podría lograr algo», comentó

En tanto, agregó también que no fue nada fácil tomar ritmo y ser regular en las prácticas por lo que comentó que «hubo recaídas, venia a entrenar y dejaba»

«Fue mucho tiempo pero mi entrenador siempre estuvo al tanto de lo que me pasaba y me brindó su apoyo, me acompañaba, nunca me recriminó nada. Él me puso una meta que era la de competir, me agarré fuerte de eso y sigo porque tengo ambición» , remarcó sobre Cirilo.

Hoy día Mariel entrena con una gran vista al río Paraná en el gimnasio con el que cuenta el anfiteatro Manuel Antonio Ramírez.

«Es una vista privilegiada, es hermoso y Cirilo es muy buen entrenador, siempre apoyando a todos. Le recomiendo a la gente que pasa por momentos difíciles, le recomiendo hacer deporte, cuesta pero es la mejor alternativa», añadió.

También se refirió a las mujeres y jóvenes que aún están indecisas respecto al boxeo y expresó: «Chicas vengan, anímense, es un día a la vez, después todo va fluyendo. Hay que animarse, hay buena gente, buenos compañeros».

Mañana viernes en el Polideportivo «Finito» Gehrmann de Posadas, desde las 21 horas en lo que será la segunda velada boxística del año, Mariel hará su debut a los 33 años y luego de una gran historia de superación.

«Estoy muy contenta y quiero que llegue, estoy ansiosa por que llegue el día. Es algo que espere de chica, y lo estoy logrando hoy. Miró mi camino, todo lo que atravesé y más allá del resultado es una conquista para mí, es simbólico» destacó.

Agradeció a todos los que siempre estuvieron y tuvieron fe de que podía salir adelante. «Estoy muy agradecida a todos»

Mariel peleará contra Malvina Pereyra, quien es alumna dela escuela municipal de Rubén Andino. «Las dos estamos muy contentas».

Por último, se refirió a su futuro y destacó que busca seguir en el boxeo. «Tengo aspiraciones de tener más combates, no estoy al 100% pero me gustaría prepararme más, esta el primera vez que me voy a subir al cuadrilátero para adquirir rodaje»

También, buscará seguir en el ámbito deportivo como entrenadora «soy DT de fútbol, y arbitro de la liga posadeña. El deporte me salvó así que pienso seguir en el ambiente», cerró Mariel.