El IPRODHA registró firmas para entregar títulos de propiedad en la chacra 145 de Posadas

La tarea de rúbrica de las escrituraciones por parte de los titulares de los terrenos que habitan, se realizó in situ. Los equipos de Emergencia Social y Notarial del Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (IPRODHA), acompañados por las escribanas a cargo de la confección de los instrumentos legales, se instalaron en el barrio y atendieron caso por caso, en algunos –por cuestiones de salud del beneficiario- se acercaron a su vivienda para concretar el trámite.

Fue una jornada emotiva, el preludio del cierre –para este grupo de vecinos- de un proceso de años con varias aristas, donde primó la negociación, la colaboración en pro del bien común de los lugareños y el Estado. 

Actualmente nuevas familias se suman a la regularización y  se prevé que para mediados del entrante mes de agosto esté todo en condiciones para suscribir las escrituras de lo que será la segunda etapa en la regularización de la Chacra 145. 

Tal vez te interese leer Apóstoles | IPRODHA avanza en la construcción de 128 viviendas nuevas

 

IPRODHA
Antes y después, registro de un espacio del proceso de urbanización regularización en la 145.

Proceso

A través de un trabajo articulado a lo largo de décadas, el IPRODHA viene concretando de manera integral, un abordaje de problemáticas y necesidades en la Chacra 145 de la Capital Provincial. Comprende los predios entre las avenidas Eva Perón, Chacabuco, Martín Fierro y Costanera Oeste. La participación comunitaria y de la comisión vecinal –que se dio desde el inicio- fue y es una de las piezas claves en el avance logrado.

Así, de un tiempo a esta parte, lo que otrora era un espacio municipal donde funcionaba el basural de Posadas en el cual se hacían extracciones de piedra basáltica y que fuera clausurado en 1996, se fue transformando en una zona urbanizada, donde se emplazaron las viviendas destinadas a reubicar a las familias.

Hubo una población irregular, en principio, con familias que migraron de otros barrios posadeños, junto con una minoría del interior de la provincia y del vecino país, Paraguay. A partir del 2009, aumentó notoriamente el asentamiento de familias, las cuales en la actualidad alcanzan unas 400 en total. 

El trabajo del IPRODHA en la Chacra 145 resalta el vínculo del Instituto con la comunidad, pieza clave para la normal inserción en el Barrio de las distintas instituciones y/o profesionales que pasaron a formar parte de este “Proyecto Integral”, existiendo desde siempre la participación comunitaria y de la comisión vecinal barrial. 

“Se desprende de ello, la acertada intervención que va más allá de la regularización y urbanización de los predios, donde se atendieron distintas problemáticas y necesidades existentes a través de políticas integrales; la fusión del trabajo mancomunado y multidisciplinario ha consolidado y erradicado un asentamiento precario de Posadas. Luego de casi 30 años, hoy las familias cuentan con un sector urbanizado, conservando sus tierras y han logrado mejorar su calidad de vida” indicó Lucia Bauman a cargo de Emergencia Social del Instituto.

 

Sobre obras, ejecuciones y servicios 

En el año 2013 el IPRODHA inició obras de infraestructura básica con equipamiento y fortalecimiento comunitario a fin de lograr mejorar el hábitat de las casi 400 familias que viven en el barrio. Las mismas fueron ejecutadas con financiamiento proveniente de Nación, Provincia y fondos propios del Instituto.

Se mejoró y potenció la red vial con apertura de calles, cordones cuneta y empedrado. Además, tendido de red de energía eléctrica, agua potable, cloacas, núcleos húmedos y viviendas destinadas al esponjamiento, saneamiento del ex basural, un SUM; asimismo se concretó la recuperación de la ex cantera para una cancha de fútbol.

En la Chacra 145 se inició el camino de regularización dominial para las familias, conjuntamente se crearon talleres de capacitación en oficios como otras actividades sociales y comunitarias.

Actualmente, las obras reseñadas están finalizadas. Luego de varias mesas con los vecinos se llegó al acuerdo de un recupero social de las inversiones barriales. La cuota establecida y sobre la cual las familias prestaron su conformidad, fueron calculadas teniendo en cuenta la situación de extrema vulnerabilidad social de la población. 

Hoy, el IPRODHA está a pasos de entregar el título de propiedad a un primer grupo constituido por 173 vecinos (que firmaron en su momento el acta de conformidad y ya algunos cancelaron las cuotas sociales pautadas); a ellas en breve se sumarán más beneficiarios, en similares condiciones, a la vez que queda abierto para que las demás familias regularicen su situación respecto al acta acuerdo que han suscripto.