El Mercado Central de Misiones continúa abierto a pesar de las dificultades que tienen con los operadores

 


Jorge Brignole – Radio Tupambae

Jorge Brignole, presidente del Mercado Central de Misiones, explicó cómo se viven las dificultades en dicho mercado. «Éste no compra verduras pero, los que sí compran y venden son los operadores, protagonistas diarios del mercado central mientras que los que descargan son los changarines», aclaró.

Con respecto a las problemáticas que enfrentan, expuso que «involucran a los operadores y a los changarines del mercado central». Según los comerciantes, fueron amenazados y agredidos física y verbalmente. «Si no hay denuncia policial, nosotros no podemos sacarlo del predio», agregó.

En ese asecto sostuvo: «Lo que haremos es abrir las puertas del mercado como todos los lunes y esperar que ambas partes se decidan a reunirse con el único fin de buscar una solución».

A su vez, Brignole se refirió a las dificultades económicas producto de «la crisis social». Según el presidente, «todos los días ingresan nuevas personas que buscan ganarse la vida de esta manera a causa de la crisis económica, es decir, haciendo changas o inclusive reciclando lo que sobra de las ventas de los productores. Hasta hace un mes, eran sesenta familias las que realizaban esta actividad dentro del mercado, hoy son muchas más.

«La actividad de los changarines no tiene que ver con nosotros, ya que ellos se encargan de ayudar a los operadores y les cobran a ellos» agregó.

Tal vez te interese leer: Reabrieron la venta solidaria en la entrada del Mercado Central de Posadas donde se podrá conseguir carne a precios muy bajos

El mercado central cuenta con 50 empleados, y el presidente afirmó que ellos como autoridades deben brindar la seguridad del predio. «Los operadores están en crisis, no pueden traer mercadería porque no hay gasoil, no pueden vender».

Según sus palabras, los operadores no quieren dialogar sobre una posible solución y eso complica la búsqueda de una salida. «No es una tarea fácil resolver los conflictos del mercado central. Hay un operador que tiene prisión domiciliaria por narcotráfico, así que no es sencillo ni acá ni en ningún mercado del país» aclaró.

La solución al conflicto según Brignone, es que los operadores designen un representante para encabezarlos que establezca las condiciones que propone el grupo para resolver el problema. «Nosotros nos ofrecemos para hacer de mediadores, el sindicato y los changarines ya me dijeron que no tienen ningún problema. El problema son los productores que se levantaron y se fueron».

«Los changarines tienen una participación gremial que los representa como trabajadores al ser trabajadores temporales en estos sectores», agregó. «Hoy estamos con un policía por turno, pero en horas de la madrugada no nos garantiza seguridad. La semana pasada si aparecieron móviles y efectivos policiales que garantizaron la seguridad en el mercado» continuó.

Asimismo, explicó que una de las cuestiones que genera malestar en el mercado, es el acomodo de las ventas. «Hay personas que organizan la compra a determinados operadores».

«Yo no sé cuanta plata pierden los operadores por cerrar acá. Pero van a pasar dos o tres días y van a aparecer nuevos operadores, nosotros cuidamos la plaza de los que están hace años. Ahora no hay una propuesta por parte de los operadores, solo nos piden que saquemos al sindicato» agregó.

Por año, el mercado mantiene un contrato por tiempo determinado con uno o más locales donde se pacta la inversión y la prestación brindada por ambas partes. El presidente especificó que siempre hay excepciones, en casos como este una de las partes puede rescindir.

A su vez, hizo hincapié en que el mercado continuará abierto y que los trabajadores seguirán con su rutina normal. Los productores faltantes no estarán vinculados con el cierre del mercado.

 

Precios accesibles para todos en el Mercado Central de Posadas

Según Brignole, la parte solidaria del mercado sigue en funcionamiento e incluso se agregaron nuevos productores y operadores del mercado de la carne ya que «es muy difícil para las familias de escasos recursos acceder a la proteína animal».

En ese aspecto, contó que influyeron en la oferta de un operador que comenzó a vender carne a precio mas accesible: «Le pedimos a este hombre que ofrezca carne a un precio más accesible para familias de menores recursos. Encontrarán una aguja a 650 pesos, 600  o una pulpa de cerdo a 500 pesos. Es una oferta interesante para las familias».