Viajeros en Misiones | “Nos hablaron muy bien de Posadas, la ciudad joven donde se aprecia, se disfruta, e invita a vivir de nuestra manera”

“La verdad que nos hablaron muy bien de Posadas. La ciudad joven, se dice. Se aprecia, se disfruta, e invita a vivir de nuestra manera”, contó Pamela.

Su plan inicial es ir directamente a Encarnación, sin embargo, Juan señaló que los planes pueden cambiar de un segundo a otro: “Por ahí hay una invitación, o se encuentra un lugar para visitar. Nunca tenemos un plan estricto, siempre vamos cambiando de acuerdo con el clima u oportunidades”.

Pamela tampoco descartó cambiar hacia el interior de la provincia para visitar Oberá o Apóstoles, aunque no tienen nada confirmado. “Hay una idea de volver a entrar a Misiones por el lado de Cataratas, cuando terminemos de recorrer Paraguay. La idea es poder llegar a Alaska, como el punto bien norte de América, pero el camino te invita a dibujar la ruta”.

Misiones es la vigésima segunda provincia argentina que visitaron como parte de su viaje, contó Pamela. “Nos quedó pendiente Formosa, pero nos agarró la pandemia en Corrientes y tuvimos que volver a Buenos Aires, y decidimos volver por estos lados”, agregó.

En esa misma línea, tras su largo recorrido, destacó los paisajes del país y remarcaron que “no tienen nada que envidiar a los de afuera”. Asimismo la visitante señaló que “hay mucho por conocer. La gente es hermosa, los paisajes cambian de un minuto a otro. Eso, para mí, es indescriptible”.

 

Por su parte Juan hizo hincapié en la gente de cada lugar visitado: “Cada lugar tiene su ritmo, su velocidad, su gente, y eso es lo más lindo, más que visitar un monumento y decir ‘conocí Posadas’ es hablar con la gente que vive acá y que ellos te digan ‘mirá, esto es nuevo’, eso es lo más lindo del viaje”, sostuvo.

Pamela y Juan, son pareja, viajan solos, pero se sienten acompañados siempre por la inmensa comunidad de combis, con cuyos miembros siempre se encuentran en los diferentes lugares. “Lo bueno de la comunidad es que son muchísimos, y que cada uno está con su recorrido, con el que a veces coincidís. Nos encontramos también con gente con otros vehículos, o a pie”, explicó Juan.

La travesía de la pareja los lleva a conocer muchos lugares y para sustentar su aventura realizan algunos trabajos aislados y vendiendo artesanías, cuya técnica de fabricación tuvieron que aprender para este propósito.

“Es un desafío salir de la oficina y del sueldo fijo en Buenos Aires, salir a un desconocido laboral, conocernos a nosotros mismos en lo que podíamos hacer, conocer oficios como la artesanía. Yo también trabajo online, un trabajo freelance, pero siempre se eligió trabajar con artesanías porque te permiten conocer a la gente, y que ellos conozcan tu casa, para que puedan ver que se puede vivir con otro estilo de vida. No es el único estilo de vida, pero es el que a vos te sienta bien”, expresó Pamela.

 

Tal vez te  interese leer: Fin de semana XXL | Con una ocupación hotelera del 95%, Iguazú es uno de los destinos mas elegidos por los turistas

 

La fabricación de artesanías les ofrece, también, un escape creativo sin muchos límites impuestos. “Es el disfrutar de transformar un producto en otro. Disfrutás el paso del tiempo haciendo eso. No es que cumplís horarios u objetivos, y solo vas por la plata. Disfrutás todo el proceso. Y te podés cruzar con otro y te regalan cosas. Nos han enseñado, y nos hemos atrevido a enseñarles. El tiempo que necesitás para transformar un producto es muchas veces corto, y es muy lindo el proceso”, contó Juan.

A pesar de todo, su estilo de vida continúa siendo una alternativa escalofriante para las personas acostumbradas a un solo lugar de trabajo o a un sueldo fijo, al respecto reflexionó: “Esto te enseña a estar un poco más relajado y no sentir esa presión de no tener plata. No es sobrevivir, sino que es vivir de otra manera más tranquila, mental y físicamente, haciendo cosas que uno disfruta”.

La sociedad consumista hace que las personas gasten mucho en cosas que no necesitan. Según Pamela, esta es un factor que ayuda a explicar el éxito de su estilo de vida. “No se tienen los mismos gastos que tiene una vida convencional. Hay gastos fijos, pero no se gasta en cosas innecesarias. El espacio es reducido; hay que pensar también en eso. Por eso, con lo que vos haces de ingreso podes vivir tranquilo”, afirmó.

El vehículo que usan para su recorrido tiene todo tipo de utilidades en su interior. “Tenemos todo acá. Cocina, baño, un sillón cama, todo plegable. La cocina se desmonta, el techo se levanta. Así es como uno también va aprendiendo a vivir en espacios más pequeños”, detalló Pamela sobre el transporte que usan para esta aventura.

La viajera aseveró que, a pesar de que ambos salieron con algunos ahorros, todavía no los usaron en nada. “Uno está muy acostumbrado a la vida que te dice que no podés salir sin nada, entonces ya venís con ese chip. Esta manera de vivir te ayuda a descubrir que si no tenés plata, no te vas a morir automáticamente en media hora. La plata está en la calle”, aseguró Juan.

Muchas veces, la pareja decide quedarse en un lugar durante un período determinado de tiempo (generalmente cinco meses), a lo largo del cual intentan juntar la mayor cantidad de dinero posible para continuar.

“Es mucha paciencia. Es permitirte y abrirte a los cambios. Hoy nuestro día empezó así, y a la noche puede ser totalmente diferente. Por ahí lo que planeamos se revierte”, dijo Pamela, quien agregó que una mentalidad positiva es clave para el proceso.

La convivencia en un espacio reducido es otro desafío para ambos. La viajera afirmó que “es un 24/7 en un espacio muy reducido, pero con un patio inmenso”.

No obstante sostuvo que  “la comunicación está, ante todo. Nosotros somos muy afortunados de sintonizar en casi todo, y cuando no, se charla, se negocia. Los problemas se solucionan en el momento, porque tenemos que vivir en el mismo espacio”. En los días aburridos, comentó Juan, se buscan alternativas, con juegos o trabajo.

Para Pamela y Juan, no hay privilegio más grande que hacer lo que se quiere hacer. “Este sueño se proyectó durante muchos años y lo trabajamos muy duro. Por más que suene cliché, trabajen para lo que les guste, porque la vida es un ratito. Hagan lo que les guste”, concluyó Pamela.

Viajeros en Misiones