Puente Internacional | Un automovilista sacó un Pacú mientras esperaba para cruzar hacia Posadas 

El insólito hecho ocurrió en los últimos días y se volvió viral en las redes sociales. Según mencionaron los que cruzan el puente diariamente, ahora esperar tiene al menos un pasatiempo para los desean llegar hacia Posadas desde Encarnación. 

Al menos la tensión calmó en el puente internacional. Días atrás, se habían viralizado videos donde hombres y mujeres se trenzaron con golpes de puños por adelantamientos indebidos, bajo el intenso calor que azota a la región. 

 automovilista sacó un Pacú
Automovilista sacó un Pacú

Ahora, lejos de estar a los golpes, los automovilistas buscan la manera de “sufrir” lo menos posible el cruce internacional. Habitualmente, un automovilista debe esperar hasta 8 horas para llegar a Posadas desde Encarnación, Paraguay. 

Cabe mencionar que la violencia en el viaducto internacional comenzó a verse con frecuencia desde hace algunos meses. Especialmente desde que se levantaron las restricciones migratorias que se habían impuesto por la pandemia del covid-19. 

Además, con la devaluación del peso, la ciudad de Posadas se convirtió en un atractivo para que extranjeros entren a la Argentina y compren desde combustibles hasta productos en los supermercados, o disfruten de la gastronomía local.

 

10 horas para cruzar el puente que une Encarnación con Posadas y aseguran que el viaducto es “tierra de nadie”

 

Una mujer tardó 10 horas para cruzar de Encarnación a Posadas por el puente internacional San Roque González de Santa Cruz el último feriado y advirtió que el viaducto es “tierra de nadie”. Desde el puesto de control del lado paraguayo aseguran que el trámite es “ágil”.

Por estos días se multiplican los testimonios de las odiseas a las que se enfrentan quienes utilizan el puente internacional San Roque González de Santa Cruz que une Posadas y Encarnación, tanto para cruzar de un lado a otro o quedar como rehenes de maniobras de inescrupulosos poniendo en riesgo la vida de todos circulando a contramano, parando sin razón o incluso agarrándose a la piñas sobre el viaducto.

Julia Acosta Azoya, empresaria inmobiliaria de Posadas afirmó sentirse damnificada por el colapso de largas filas para ingresar a la Argentina, desde Encarnación (Paraguay), se quejó porque “el trámite es burocrático y no agiliza el pase migratorio”.

Acosta Azoya afirmó que desde las 6.45 de la mañana comenzó su odisea para pasar el Puente Internacional, en este caso, desde Encarnación a Posadas. Acosta Azoya mencionó que fue a visitar a su madre, algo que hace habitualmente desde la reapertura del puente luego de la pandemia pero que esta vez la espera fue indignante.

Según su relato, cerca de las 7.30 de la mañana alguien se acercó para ofrecerle adelantarse en la fila en una moto a lo que la mujer se negó. Luego, cerca de las 13 horas, enfrente de un conocido shopping de Encarnación donde hay estacionamientos, relató que los autos que salían se metían en la fila, por lo que la fila se atrasaba más y no avanzaba. También, ante esta situación exigió a un vehículo argentino que se metió en la fila que se corriera.

En esas horas de espera para cruzar al lado argentino, Acosta Azoya lamentó que tanto vehículos paraguayos como argentinos se colaban. “Arriba del puente es tierra de nadie”, dijo y contó que ya cercana al ingreso al puente, se dan todo tipo de maniobras vehiculares prohibidas, como adelantamientos o circular a contra mano poniendo el riesgo la vida de todos.

Por otro lado, señaló en su relato que pasó una tanda de camiones que fueron escoltados por gendarmería y algunos autos se metieron. De esta manera, Acosta Azoya consideró que aquellos que se meten son “avivados” y solicitó las mediaciones de las autoridades para que esto se solucione.

Finalmente, desde las 6.45 de la mañana y hasta 16.45 Acosta Azoya y su familia pasaron el puente, luego de 10 horas de espera. Por lo tanto, la empresaria inmobiliaria caracterizó como “burocrático” el pase migratorio y mencionó que a veces hay adultos mayores y niños en las filas, “y con ellos no hay consideración”, alertó.

 

 

Automovilista sacó un Pacú