Ataque sexual en Posadas | La defensa del joven acusado alegará que fue un “acto sadomasoquista consensuado”

Ayer martes, asumieron como nuevos defensores del imputado por el presunto ataque sexual en Posadas, en el barrio Tajamar. Se trata de Roxana Tamara Ramírez Moll y Nelson David Ortiz, en representación del Estudio Jabornicky & Asociados.

 

En ese sentido, en diálogo con Misiones OnLine, la defensa mencionó que ambos se conocían, fueron a un local bailable de la capital provincial y tras el boliche fueron hacia el inmueble ubicado sobre la avenida Lavalle. Una vez allí, con previo consentimiento, mantuvieron relaciones y habrían practicado “sadomasoquismo”

 

Si bien aún todavía no han accedido al expediente judicial, desde la defensa del imputado mencionaron que “la defensa está tomada” y qué actuarán para trabajar con su cliente. 

 

La posición de la defensa, según las versiones de su cliente, ambos se conocían previamente “evidentemente ellos tienen un conocimiento desde antes, se habrían visto en una discoteca esa misma noche, habrían accedido en conjunto a la habitación y tuvieron una actividad denominada -parafilia- hay una relación rozado a lo que nosotros llamamos sadomasoquismo”, dijo la defensa. 

 

“Mi cliente es una persona de bien, hace deportes y tiene una familia. No es un ignoto. En principio, la relación fue consentida, siempre según los dichos del imputado. Él (Alejandro) me dice que estaban jugando, nosotros vamos a ir por ahí, femicidio acá no hay”, apuntaron. 

 

Por otro lado, la defensa reconoce que ambos no tienen relación de amistad a través de las redes sociales y también que los celulares no dan negativos. “Entre ellos dos existió una relación de conocimiento anterior él me lo dice, después se vieron en la discoteca y allí comenzó el cortejo”, insiste. 

 

Asimismo, la defensa cree que la causa “está estancada” y que “creen en los policías, en la declaración de ella”. No obstante, el imputado está acusado de “femicidio en grado de tentativa y el delito contra la integridad sexual”. 

 

La defensa de Aleandro N. también entiende que habría estupefacientes y alcohol de por medio en el encuentro que mantuvieron el domingo, en horas de la madrugada. En tanto, aclararon que aguardan por las filmaciones del local bailable. 

 

El hecho

 

En la madrugada del domingo, los vecinos de un edificio ubicado sobre la Avenida Lavalle Posadas, alertaron al 911 tras los pedidos de auxilio de una joven. Al llegar la comisión policial, se encontraron con la víctima al borde de la muerte después de un ataque sexual.

Alrededor de las 4:30 de la madrugada de este domingo, una joven de 21 años fue víctima de un ataque sexual por parte de otro joven de 26, quien estuvo a punto de terminar con la vida de la muchacha tras atacar sexualmente e intentar asfixiarla.

 

Los vecinos que viven en inmediaciones de Lavalle y Centenario, relataron a Misiones Online la escena que conmocionó al vecindario. Sus datos no serán revelados para no entorpecer la investigación.

 

El muchacho del departamento lindante al de la joven víctima fue quien alertó al Centro Integral de Operaciones (CIO 911) tras escuchar las súplicas de su vecina. Una comisión de la Comisaría Segunda se hizo presente al instante y pudieron parar el ataque, pero el acto sexual habría sido consumado.

 

“Creemos que no tenía relación con el joven que la atacó, nunca lo vimos”, comenzaron diciendo. La joven de 21 años es estudiante de la carrera de Criminalística y hacía pocos meses se mudó al edificio. Su agresor, según se pudo saber, estaría cursando el cuarto año de la carrera de Medicina en la ciudad de Santo Tomé, Corrientes.

 

“Cuando la policía llegó, ingresaron al departamento de ella y se encontraron con el joven sobre ella, únicamente con el torso vestido”.

 

Los siguientes relatos fueron escalofriantes, la joven estaba completamente desnuda, amordazada y con la cabeza tapada con una bolsa envuelta con una cinta adhesiva. “Ella entró en shock cuando vino la policía. Los oficiales le taparon la cara al joven al momento de esposar y ella les exigía que le dejaran verle el rostro”.

 

Lo que causa dudas entre los ocupantes de los departamentos es como el joven de 26 años ingresó al edificio debido a que la puerta de ingreso siempre “está cerrada y llaveada”.

 

El joven de 26 años fue detenido en ese instante y trasladado hacia la Comisaría Segunda de Posadas, ubicado sobre las intersecciones de la Avenida Tambor de Tacuarí y Rocamora. Mientras que la víctima fue derivada hacia el Hospital Ramón Madariaga, donde recibió asistencia psicológica.