Día Mundial sin Automóvil: una jornada sustentable donde las bicicletas, los rollers y las patinetas fueron protagonistas en Posadas

El intendente de la ciudad, Leonardo «Lalo»  Stelatto, se hizo presente en el evento del Día Mundial sin Automóvil y remarcó que la capital misionera va en camino de ser una ciudad sumamente sustentable.

El intendente también se hizo un espacio para hablar sobre la semana del 01 de octubre donde se harían oficiales las nuevas medidas por parte del gobierno de Alberto Fernández y con tranquilidad afirmó que Posadas está a la espera de lo que decidan de parte del gobierno provincial.

El evento se desarrolló desde las 9 horas y unió la movilidad sustentable en celebración del día Mundial Sin Automóvil desde la Costanera de Posadas.

La actividad se llevó a cabo con la coordinación de la Municipalidad de Posadas en conjunto con el Ministerio de Cultura de la Provincia.

 

Día Mundial

Cada 22 de septiembre se celebra el Día Mundial Sin Auto, jornada que busca motivar una conciencia mucho más ecológica en los ciudadanos del mundo.

El Día Mundial Sin Auto es una celebración que se lleva a cabo en muchas ciudades del mundo, para que los habitantes de las ciudades experimenten cómo sería la vida en comunidad si utilizáramos otros medios de transporte.

Durante un día las calles son tomadas por peatones, quienes se movilizan a pie, en bicicleta o transporte público para disfrutar de una ciudad más humana, con actividades a pie de calle, mercados e intercambios culturales de diversa índole.

 

¿Cómo surgió la celebración del Día Mundial Sin Auto?

 

La primera manifestación para incentivar el uso de alternativas que no dependieran de los combustibles fósiles se dio en la crisis petrolera de 1973, los países aliados en la Organización de países árabes exportadores de petróleo (OPEP) cortaron sus ventas a los países que apoyaron a Israel durante la guerra de Yom Kipur.

 

Durante la década se tomaron medidas ante el impacto de esta crisis. El desabasto de combustible fue tal que, por ejemplo, en 1974 tuvieron que suspender las carreras de autos de Montecarlo y el rally de Suiza. En E.U.A. se racionó el abasto de gasolina de acuerdo a la terminación de la placa de los autos, y se impuso el horario de verano, que adelanta una hora las actividades para ahorrar energía. A partir de esa crisis nació la Reserva Estratégica de Petróleo de Estados Unidos y se creó el Departamento de Energía.

 

Pero no fue hasta 1994 que se organizaron las jornadas sin automóvil, y en 1998 se estableció el 22 de septiembre como el Día Mundial Sin Auto (DMSA), en el marco de la Semana de la Movilidad.

 

Las primeras ciudades en aplicar iniciativas en este camino fueron Reykjavíc en Islandia, La Rochelle en Francia y Bath en Reino Unido. Pero fue Gran Bretaña el primer país en aplicarlo a nivel nacional. Bogotá y Medellín en América son quienes celebran este día con mayor compromiso, al emitir un referéndum que prohíbe la circulación de automóviles particulares en las ciudades, y son estas dos ciudades las que realizan esta celebración desde el año 2000.

La verdadera razón de proclamar un Día Mundial Sin Auto se centra principalmente en tomar conciencia del verdadero uso que se le debe dar a esta máquina.

 

Los automóviles no solo generan mayor contaminación ambiental y acústica. También hacen que nuestras calles sean más inseguras e incentivan a que las personas sean mucho más sedentarias, trayendo consecuencias en el organismo como la obesidad mórbida, problemas circulatorios y problemas arteriales.

 

Sabemos que un Día Sin Autos no va a cambiar esta realidad, pero permite crear conciencia respecto a que no somos tan dependientes de este medio de transporte y que no es necesario sacarlo del garage, para ir a visitar al vecino que vive en la esquina o llevar a los niños a la escuela, que está a 10 minutos a pie.

 

Otra ventaja de esta iniciativa, es que permite a las personas reconectarse con su cuerpo y con el entorno, ya que al cruzar la ciudad en bicicleta, monopatín o patines, se debe ser más consciente de la actividad motriz a realizar y sobre todo, del camino o caminos a tomar, pues se cuenta con un mayor número de alternativas y no solamente con la avenida principal.