“Logramos traspasar la barrera de trabajar en virtualidad”, afirmaron desde el Centro de Habilitación y Rehabilitación del Ciego

 

 

El Centro de Habilitación y Rehabilitación del Ciego de Posadas ofrece ayuda, acompañamiento y asistencia a los pacientes y a sus familias. Fue creado hace más de 38 años por Monseñor Jorge Kemerer, con el objetivo de ser un centro de ayuda para los misioneros con discapacidad visual. 

 

“El desafío para todos en general fue la pandemia el año pasado, trabajar en la virtualidad con personas con discapacidad visual no fue nada sencillo pero el equipo de profesionales del centro logró traspasar esta barrera y llegamos casi a todas las familias”, aseguró Noemí Aguirre, directora del centro. 

 

“La persona que viene a rehabilitarse o a habilitarse necesita del vínculo humano y del contacto”, agregó Luciano Matijas, el vicedirector de la institución. 

 

A su vez, Matijas contó que pese a todos los impedimentos de la pandemia lograron cumplir con su objetivo de estar presentes como institución para asistir a  todos y cada uno de los pacientes que necesiten junto a un equipo interdisciplinario de profesionales. Estuvieron trabajando de manera virtual, con un acompañamiento telefónico y en algunos casos puntuales (de ser muy necesario) se acercaron personalmente a ver a los pacientes. 

 

“Este año con la apertura gradual de las distintas actividades, a través de un protocolo estricto que fue diseñado   específicamente para la atención de las personas ciegas y con baja visión logramos una presencialidad casi plena, con casi la totalidad de las familias”, explicó el vicedirector. 

 

 

Por su parte, la directora aseguró que el gran avance en el plan de vacunación contra el coronavirus en la provincia,  les permitió comenzar a pensar en una presencialidad completa, lo cual les llena de “satisfacción y ganas de seguir trabajando”, aseguró Aguirre. 

 

Además, contó que tuvieron que hacer un trabajo muy fuerte de concientización para que los pacientes sepan que no debían dejar de asistir al centro, haciendo hincapié en la importancia de “seguir asistiendo para cuidarse y cuidar a quienes tienen a lado”, sostuvo Aguirre. 

 

Santa Rosa de Lima es la patrona del Centro de Habilitación y Rehabilitación del Ciego y celebrar esta fecha es tan importante para toda la institución por “todo lo que implicó su vida no solo de entrega a dios sino también de empatía y de solidaridad con las personas que más necesitaban, ese legado de monseñor fue construyendo nuestro camino”, explicó Aguirre. 

 

“Fue una santa que se dedicó a las situaciones más vulnerables, a los marginados, pobre y enfermos, entonces a imagen de ella nos dedicamos a las personas ciegas con baja visión a las familias de estas personas que también tienen sus necesidades particulares e intentamos dejar una huella en la sociedad”, aseguró finalmente Matijas del Centro de Habilitación y Rehabilitación del Ciego.