Violento choque en la costanera Oeste de Posadas: aguardan informe de alcoholemia y pericias para saber por qué se produjo

Todos los días hay gente en el acceso Oeste, no son solamente de Villa Cabello. Hay fin de semanas que se corren picadas y son personas que no conocemos”, advirtió una vecina posadeña que vive a pocas cuadras del accidente que ocurrió el lunes por la madrugada y donde un hombre de 26 años lucha por su vida.  

 

Las picadas son una práctica que pone en riesgo la vida de los propios conductores y de vecinos. En Posadas, la preocupación crece por el peligro que significan estas carreras que son “hobby” para los jóvenes. “Hacen choripan, toman bebidas ahí, también escuchan música fuerte hasta altas horas de la madrugada y molestan a los vecinos. Esta no es la primera vez que ocurre”, reveló una mujer que vive en Villa Cabello.

 

De acuerdo a lo relatado por la vecina, el siniestro que protagonizó un Chevrolet Cobalt impactó de lleno a gran velocidad contra una “jirafa” de luz metálica y el conductor estuvo agonizando hasta que llegó la ambulancia. “Él estaba discutiendo con una joven y en un momento dado se fue y enseguida se escuchó el ruido del golpe contra el poste de luz”, señaló.

 

En primera instancia, los uniformados arribaron al siniestro y pudieron observar que el conductor estaba inconsciente dentro del vehículo. De inmediato lo trasladaron hacia el Hospital donde le diagnosticaron politraumatismo con heridas cortantes. 

 

En las últimas horas se viralizó un video a través de las redes sociales luego del impacto que ocurrió en horas de la madrugada. 

 

De hecho, la misma vecina señaló que no es la primera vez que ocurre algo similar en la zona. “Los sábados y domingos es imposible dormir, las picadas de motos son más habituales pero los autos también hacen lo suyo”, dijo. Y añadió que “solo basta con ir y dar una vuelta por la zona de la Costanera Oeste y se puede observar el alboroto”, apuntó.

Mientras el conductor del vehículo se recupera de las lesiones del siniestro, desde la Policía de Misiones informaron que le han realizado un estudio bioquímico para poder constatar si estaba alcoholizado o no en el momento del accidente.

 

Tiempo atrás, la avenida Quaranta de Posadas fue testigo de una picada que protagonizaron dos hombres de la comunidad gitana. Ahora, los vecinos alertan que la zona oeste es “libre de hacer picadas y juntadas”.

 

Por otro lado, otra vecina pidió más lomos de burros en la zona ya que en cercanías del siniestro hay establecimientos educativos. “La avenida Tambor de Tacuarí se convirtió en una avenida para picadas. Por favor necesitamos lomos de burros en la Tacuarí y la avenida Aguados. Tengan en cuenta que hay una escuela pero a los tarados al volante no les importa nada”, apuntó Nelida Z.

 

 

Denuncian que es zona de picadas

 

En varios comentarios de Facebook, vecinos de ese sector de la capital provincial dejaron en evidencia que en esa parte de la Costanera Oeste se concentran jóvenes con sus autos y motos, e incluso hacen picadas. Además una mujer contó que “una avenida antes” casi atropella a un peatón.

 

Julio M. escribió “los vecinos están cansados de denunciar picadas de autos y motos y no aparece nadie”. 

 

Lorena F, relató que “todos los días hay 50 autos como mínimo y cada uno con su equipo de música. Usan para picadas el acceso oeste y cuando llega la Policía se van pero a los 10 minutos vuelven. Y los fines de semana ni hablar”. 

 

Adriana D. fue quien contó que segundos antes del accidente, el joven estuvo a punto de arrollar a un peatón. “Fue al final de la avenida López y Planes. Casi se lleva puesto a un peatón. Esto es de todos los días y los fines de semana peor, con picadas tanto en la Costanera Oeste como en las avenidas entrantes. Saltamos del susto por el ruido”.

 

Finalmente Mercedes A., dejó su comentario: “Viven de joda en la Costanera del Mártires, que es tierra de nadie. Los viernes arrancan y aparecen las motos con escape libre. Llamás y no aparece nadie”.