Posadas vuelve al río | Señalan un “boom” en la venta de lanchas y el Paraná se colma de embarcaciones

En los últimos años el parque náutico creció considerablemente en la ciudad de Posadas. Las guarderías no dan abasto y los propietarios de embarcaciones deben recurrir a estacionamientos o lavaderos para poder resguardar su bote. 

 

La pandemia truncó las vacaciones de los misioneros pero muchos decidieron invertir en bienes durables; lanchas y yates continúan en el “boom” de ventas en la capital provincial y fin de semana tras fin de semana esto se ve reflejado en las aguas del río Paraná.

 

Según manifestaron náuticas de la capital provincial, la demanda superó las expectativas que tenían sobre este año, las ventas han crecido considerablemente comparado a temporadas anteriores. Solamente en Posadas hay más de 2000 botes que funcionan y solamente 1000 tienen lugar en una guardería.

 

Pero a todo a ese movimiento, hay que sumarle los veleros que utilizan los deportistas, las piraguas, canoas y más de 3000 kayaks que se alquilan diariamente en los distintos clubes de la ribera del Paraná.

En el marco de lo que se viene mencionando como un verdadero boom del uso del río, en los últimos 5 años se incrementó por “100%” el parque náutico en Posadas. Según datos oficiales, hay solamente 4 guarderías en la capital provincial y todas están colapsadas, además tienen una lista de espera.  En ese sentido, los estacionamientos y lavaderos de autos utilizan el “auge” de las embarcaciones y ofrecen su espacio para guardar los botes.




“En los últimos años la gente empezó a valorar el río que tenemos pero lo que sí es cierto es que el Parque Náutico ha incrementado notablemente y seguramente ha superado el 100% de lo que había”, expresó Oscar Bossi, presidente de uno de los clubes náuticos más importantes de Misiones.

 

A raíz del aumento de las embarcaciones, el espacio para resguardar las mismas es un problema. “Todas las guarderías están colapsadas, las guarderías privadas como los clubes también. Nosotros hace más de dos años que no tenemos capacidad para albergar ninguna embarcación, la gente está desesperada por guardar su bote, no tenemos lugar físico”, añadió Bossi, dirigente del club Pirá Pytá.

 

Según estimó Bossi, el río Paraná cada vez está más atractivo y los posadeños deciden aprovechar el agua para pasar el fin de semana en familia. La isla del medio siempre es una opción para los más jóvenes. 

 

“Son varias cosas que se fueron dando en este tiempo que le invita a la gente a comprarse una embarcación y salir a disfrutar de este hermoso río Paraná”, cerró Bossi, presidente del Pirá Pytá.