Asuntos Guaraníes refuerza los trabajos con las comunidades mbya que se instalan en Posadas, tras la muerte de un niño de 9 años

Luego del trágico accidente ocurrido en la ciudad de Posadas en el que perdió la vida un niño de 9 años perteneciente a una de las comunidades Mbya de Misiones,  desde Asuntos Guaraníes iniciaron trabajos multidisciplinarios para dar soluciones a una problemática que lleva años.

 

Norma Silvero-Red Ciudadana

 

El menor pertenecía a la comunidad Tekoa Porá de Puerto Leoni y según los dichos de el cacique Tonino Paredes, padre del niño, estaban en Posadas para realizar trámites y compras. Es por eso que acamparon en inmediaciones de la Terminal.

 

El trágico final activó todas las alarmas sobre las necesidades urgentes de esta población misionera que necesita contención por parte del Estado. “Venimos trabajando con coordinadores de las comunidades Mbya para que estas familias no estén en lugares como la Terminal. Hace semanas que venimos diciendo que los niños corrían riesgo”, expresó Norma Silvero, la nueva directora de Asuntos Guaraníes.

 

Una problemática que necesita soluciones

La marginalidad a la que se ven sometidos los integrantes de la comunidad mbya guaraní no es ninguna novedad. Incluso este acampe montado en la Terminal de Posadas no es el único existente en la ciudad, ya que basta con realizar una recorrida para observar que la escena se repite en un sinnúmero de espacios públicos.

 

Según Norma Silvero, quien en un primer momento no dio declaraciones sobre el fallecimiento del pequeño niño, aseguró que están trabajando para darles mejores condiciones de trabajo y protección.

 

“Hay una problemática de territorio y socioeconómica, entonces decidimos trabajar entre todo el equipo para poder fortalecer las producciones que ellos tienen. No tienen que venir a la ciudad de Posadas a vender limones o sus artesanías, porque justamente ellos están pasando una situación económica por la pandemia en donde perdieron sus ventas porque bajo el nivel turismo”, explicó Norma Silvero sobre porque las comunidades guaraníes se trasladan hacia Posadas.

 

Frente a esta situación, desde Asuntos Guaraníes trabajan con distintos municipios para que se les den el espacio de vender sus artesanías y llevar adelante distintos emprendimientos.

 

“Pudimos hablar con los municipios y los intendentes para que ellos puedan vender sus productos y sus artesanías en estos lugares. También buscamos armar microemprendimientos con estas familias que están muy interesadas en querer trabajar pero faltaba un apoyo y ahora estamos con el Estado que les ayudará y les brindara los elementos necesarios para que puedan seguir con sus artesanías”, indicó.

 

 

 

“Ellos quieren estar en sus aldeas pero tiene la curiosidad de la ciudad, ahora estamos trabajando de manera articulada con la comisaría de la ciudad de Posadas para informarnos si llega alguna persona de las comunidades entonces los ayudamos a hacer cualquier tipo de gestión que necesiten hacer, y en lo posible les pedimos que no vengan con los niños”, concluyó Norma Silvero.

 

Habló la familia del niño atropellado

El pasado martes tuvo lugar una tragedia en la que un siniestro vial se cobró la vida de un niño de 9 años de la comunidad mbya guaraní, tras el hecho el padre del menor, el cacique Tonino Paredes dialogó con Misiones Online y expresó su profundo dolor por lo ocurrido, también desmintió categóricamente que su familia estuviera viviendo en ese lugar.

 

Sin lugar a dudas la madre del pequeño Enzo, sus hermanas, hermanos y el padre quien es el Cacique de la Aldea Tekoá Porá de Puerto Leoni, atraviesan un profundo dolor y tristeza por el fatal desenlace: “En este momento estamos con mucho dolor todavía”, manifestó Paredes con la voz quebrada.

 

El niño cruzó corriendo la avenida Santa Catalina cuando fue embestido por la unidad de la empresa Don Casimiro de la línea 32. Ante este hecho se crearon muchas hipótesis sobre la situación de vulnerabilidad en la que se encontraba la familia perteneciente a la comunidad mbya, al respecto Paredes aseguró que “todas las cosas que se dicen son mentiras”.

 

No fuimos a Posadas para mendigar, yo como Cacique fui a hacer trámites para la comunidad, y mi señora aprovechó y fue conmigo y también mi hijito que falleció. Ella fue para comprar ropita para los chicos y justo ese día no volvimos”, relató el Cacique.

 

Y agregó: “Al día siguiente fuimos hasta el centro para comprar algo y después volvimos y nos quedamos con algunos familiares que vimos”. “Mi señora fue por primera vez a Posadas para hacer compras porque salía mucho más barato que en Jardín América y mi hijito no se quería quedar por eso lo llevamos”, explicó.

 

 

“Los que dicen que estamos viviendo ahí es una mentira, sí hay otros que viven allá, pero nosotros no”, afirmó enfáticamente Paredes.

 

A su vez el padre del menor atropellado relató cómo fue la secuencia del momento del accidente, aunque no quiso brindar mayores detalles: “Yo fui al baño, y justo cuando estaba ahí me llamaron y me dijeron que se accidentó mi hijito, la mamá y sus hermanos vieron como fue el accidente. En la mano de mi hijito tenía una botella de gaseosita que compró”.

 

Cabe señalar que producto del impacto el niño murió casi en el acto y su cuerpo quedó tendido frente a sus padres, hermanos y demás personas que se hallaban en ese lugar al momento del siniestro.