El Club Pirá Pytá denunció penalmente un intento de usurpación y vandalismo en una de sus sedes

Luego de la catarata de acusaciones que recibieron por parte de un grupo del barrio Villa Cabello de Posadas, el Club de Pesca y Náutica Pirá Pytá, decidió salir a aclarar los malentendidos y a demostrar que ellos son propietarios de una de las sedes que tiene la institución en la Chacra 202 de la ciudad. 

 

“Queremos comunicar que desde hace un buen tiempo el predio del club viene sufriendo hecho vandálicos, de gente que produce incendios dentro del club y que también  últimamente hay  gente del barrio Villa Cabello que está instando a la usurpación del predio siendo que la usurpación es un delito”, comenzó diciendo Oscar Ata Bossi, en conferencia de prensa. 

 

“Hemos presentado como Comisión Directiva la denuncia formal en la Fiscalía de turno,  en el Juzgado de Instrucción N° 2 a cargo del juez Juan Manuel Montes y dejamos manos de la justicia para que ellos tomen las decisiones que tengan que tomar”, anunció el presidente del club. 

 

Es que, según denuncian los vecinos en las redes sociales, desde el club se han realizado quemas, se talan árboles y que además están haciendo uso indebido del espacio público que posee el predio. 

 

Los directivos de la comisión aclararon que ellos no están haciendo uso de un espacio público ya que ese predio fue comprado hace 36 años y además poseen todos los documentos firmados cuando realizaron la compra allá por el año 1984. 


“Ya hicimos una primera denuncia, donde hemos expresado nuestra preocupación por la posibilidad concreta de usurpación, hemos denunciado actos concretos. Dimos referencia con nombre y apellido de dos personas que fueron los impulsores iniciales en las redes sociales. Ayer hicimos una ampliación de la denuncia por actos vandálicos”, comentó Joaquín Sánchez,vicepresidente del club.

Asimismo, desde el club anunciaron que han pedido más custodia al predio ya que la gente ingresa sin permiso a bañarse y que ese lugar no cuenta con habilitación para que las personas puedan acceder a las aguas del río Paraná.