Las lanchas copan el río Paraná: las ventas de embarcaciones aumentaron hasta un 30%

Las náuticas de Posadas aprovechan el “boom” de la pandemia. La incertidumbre en los misioneros de saber si habrá o no vacaciones hace que inviertan su dinero en la compra de lanchas por primera vez e incluso otros cambiaron su bote antiguo por uno nuevo o mejor. “Las ventas han aumentado en un 20% y 30%  comparado a septiembre del año pasado”, indicaron los empresarios. 

La duda de qué pasará en los próximos meses con la pandemia del coronavirus y sumado a la inestabilidad constante de los productos a causa de la inflación, muchos prefieren invertir su capital en motores y luego en un futuro vender en  moneda extranjera. Los comerciantes posadeños manifestaron que la temporada se adelantó, que muchos misioneros han invertido en este negocio, mientras que otros han renovado su bote anterior y además, se sumaron clientes de distintas partes del país.

 

Según manifestaron dos Náuticas de la capital provincial, la demanda superó las expectativas que tenían sobre este año, las ventas han crecido entre un 20 y 30% comparado a temporadas anteriores. Asimismo, manifestaron que se debe por dos factores fundamentales; la pandemia y las restricciones a la hora de viajar al exterior y la oportunidad de inversion. 

 

Jorge Borowski, gerente de Nautica Aire Libre comentó que “ha crecido un 20%-30% con respecto al mes de septiembre del año pasado, realmente venimos con una venta muy buena. Vienen los clientes que están queriendo renovar sus equipos (lanchas) y algunos que recién se están iniciando en la náutica, es la minoría que viene a buscar su primera lancha”, reveló el empresario.

 

Como muchos productos que vienen del extranjero o de Buenos Aires, las demoras de entrega se complican debido a las restricciones que hay a causa de la pandemia. En territorio nacional, generalmente, según relataron los empresarios, algunos astilleros de Buenos Aires registran algún caso positivo de covid-19 y deben parar la producción por 14 días.

Antes tardabamos 15 dias en la entrega de una lancha y hoy estamos en 45 días aproximadamente y los mismo con los motores; hay motores que vienen de Europa y Estados Unidos, también se paró la producción y cuesta un poco más que lleguen a la Argentina”, comentó 

 

En cuanto a los precios, siempre dependerá de qué quiere el cliente y de la inestabilidad de la moneda extranjera. Mientras que los métodos de pagos que ofrecen los empresarios es variado y se ajusta a la posibilidad de pagos del comprador. 

lanchas

Una lancha “económica” cuesta entre de $600.000 y $700.000, un bote “intermedio” puede costar hasta $1.500.000 y las “premium” con motores más grandes y más detalles rondan los $3.000.000. 

 

Entre las detalles que vienen con la embarcación, comentaron que ofrecen con tapicería completa, parabrisas curvos completos, con un motor 40 hp de Mercury y con trailer reglamentario full. Cabe mencionar que lo más costoso del bote es el Motor y siempre el precio puede variar debido a la calidad y potencia del mismo.



 

Ante tantas consultas y compras, además los empresarios sienten la escasez de algunas algunas piezas del bote, pero con el stock que tenían de años anteriores han vendido hasta dos veces más que años anteriores.

 

Por su parte, Gustavo Menor, propietario de Náuticas Menor Hns “estamos con muchas ventas, estamos aprovechando a vender todo lo que tenemos en stock porque se movió muchísimo por varios factores; yo el factor fundamental que veo acá es el tipo de inversión -al ver una brecha tan grande entre el dólar oficial y el dólar paralelo quedaron baratas las embarcaciones- a eso se le sumó esta pandemia que la gente no se va ir de vacaciones, la gente está pensando en disfrutar del río”, narró

 

 Seguidamente explicó que “fueron un conjunto de cosas de se dieron para que nuestro rubro esté andando como este hoy, que está funcionando muy bien”, añadió el empresario náutico.

 

Si bien la náutica Menor es nueva en el rubro “nosotros tuvimos un par de año muy buenos, que vendimos bien, pero este año, ya es superior, pero si no fuera por la escasez de los motores sería un año unico”, contó 

Lanchas: lista para salir

Asimismo, como también es variada la oferta y se adaptan al pedido del cliente, hay varios planes de pagos; en la Nautica Aire Libre, ubicado por la avenida Uruguay de la capital provincial hay diversos tipos de pagos; ofrecen lancha plan, es que un plan de financiación del 100 por 100 con 50 cuotas para pagar tu lancha, después también ofrecen recibir una entrega  del 60 % y el resto hasta en 24 cuotas, además, reciben vehiculos, lanchas antiguas.

 

Por su parte, Náuticas Menor Hns, ubicado esquina de la rotonda de Posadas ofrecen como método de pagos una entrega de un 50% y el resto con una financiación de 6 meses sin interés y a 12 meses con interés.






Las náuticas viven un momento de auge y los misioneros aprovecharon para invertir su capital en motores. Además, muchos optaron por comprar su primera embarcación. A simple vista, el río Paraná lentamente recibe sus botes nuevos y la mayoría utiliza para estrenar con una jornada de pesca. 

 

Asimismo, ante el aumento de lanchas, en los clubes náuticos de Posadas ya no hay lugar para guardar. Las guarderías están repletas  y sin poder recibir ninguna embarcación. Según relataron los empresarios, próximamente habrá una guardería por la avenida Uruguay para que los que han comprado por primera vez puedan resguardar su equipo.

 

En cuanto a las bajadas de lanchas hay distintos puntos donde los primerizos pueden optar por bajar; el club Pirá Pytá (ya sin lugar), Guarderia Kanner/Martines, Guarderia Leo, Guarderia Pedro Baéz, bajada de Tomas Guido y la bajada de Villa Lanús.

 

En Posadas, por protocolo sanitario, las embarcaciones pueden navegar desde las 8 y hasta las 18. Se determinó un máximo de 2 personas en embarcaciones con capacidad para 4 personas y un máximo de 3 personas para aquellas cuya capacidad reglamentaria supere al número de 4 navegantes. En relación con las motos de agua, estas solo serán tripuladas por una persona sin excepción.