Posadas abre una ventana a la selva con un espectacular bioparque de más de 300 hectáreas, que aportará oxígeno y espacio para esparcimiento

Posadas tendrá una reserva de unas 350 hectáreas entre tierra firme, área costera y aguas en la Cuenca del Zaimán. El diseño es de la Municipalidad de Posadas y cuenta con el apoyo legislativo de un proyecto de ley presentado en la Cámara de Representantes por su titular, Carlos Rovira.

 

Será una plataforma de acceso a la fauna y a la flora de Misiones, con un aporte de aire puro a la ciudad que se extienden. Su superficie supera a las 182 manzanas del casco histórico de Posadas y le agrega diversión y esparcimiento al aire libre a la ciudad. Allí se podrá caminar, navegar, pasear en un tren ecológico, patinar, andar en bicicleta y hasta cabalgar.

 

Es que el conjunto suma tierras del municipio y parte del suelo que está bajo la jurisdicción de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY). El Jardín Botánico “Alberto Roth” triplicará su superficie y el diseño presentado por el arquitecto Diego Paredes, secretario de Planificación Urbana de Posadas, prevé un tren ecológico con varias estaciones, juegos para niños y gomones para recorrer el Zaimán.

 

El núcleo de lo que será el Bioparque Natural Alberto Roth, ya existe. Es el Jardín Botánico en el extremo sureste de Posadas. Pero a sus 11 hectáreas se sumarán otras 19 recuperadas por la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) de zonas costeras.

La Cuenca del Zaimán, que será una de las más grandes del país junto a la Reserva Ecológica de Buenos Aires, con 350 hectáreas, se divide en dos partes. Según el proyecto de Rovira, cuenta con una superficie urbana y periurbana identificada como Cuenca del Zaimán bajo, medio y principal de la ciudad de Posadas.

 

El sector principal, ocupa la parte superior del arroyo Zaimán. Se trata entonces, de un Área Natural Protegida con categoría de usos múltiples, que comprende a las tierras desde el puente sobre la ex Ruta Nacional N° 12 aguas arriba.

 

Y la zona que comprende a la superficie del Zaimán inferior  -desde el puente sobre la ex Ruta Nacional N° 12- aguas abajo hasta su unión con el Río Paraná- se denomina Bioparque Natural Alberto Roth.

 

 

El arquitecto Paredes, con directivas del intendente de Posadas, Leonardo Stelatto, dijo a Canal 12 que, “en las 19 hectáreas que se sumarán al Bioparque permitirán forestar el predio con más de 10.000 árboles”. Habrá una playa para que estacionen hasta 200 vehículos. “Y ya existe financiamiento provincial y municipal”, reveló Paredes.

 

Pero lo más importante será el contacto del vecino de Posadas y los visitantes de todo el país que entrarán en contacto con más de 83 especies arbóreas identificadas y 264 especies animales -identificadas hasta ahora- que se mueven en este suelo típico de pastos altos y pajonales, típicos del sur misionero. La mayor parte de la fauna es endémica y algunas especies corren peligro de extinción, según los fundamentos del proyecto de Rovira.

 

La titular del Jardín Botánico, arquitecta Melina Andruskevicz, explicó que el tren que se instalará en el Bioparque Natural “Alberto Roth” será eléctrico y ecológico. Agregó que analizan instalar un convoy como el que se utiliza en el Parque Nacional Iguazú.

 

El parque, según el proyecto sobre el que Paredes habló en diversos medios periodísticos, promete ser una fiesta para la familia misionera y del turismo en general. El trencito tendrá varias paradas y en cada uno de los andenes una temática diferente. También funcionarán 42 puestos de feriantes que atenderán al público, juegos para los más chicos y diversiones temáticas.

 

“El parque está localizado donde está ahora el Jardín Botánico y la idea es darle una escala provincial, para no solo mostrar la flora de la provincia de Misiones, sino también la fauna, por eso es que le dimos el carácter de bioparque”, explicó Paredes en Canal 12.

El secretario de Planificación Urbana de Posadas señaló que “el tren del Bioparque es un tren eléctrico con el cual la gente se va a desplazar diferentes estaciones de transferencia; y cada estación de transferencia va a tener diferentes circuitos de movilidad, zonales, en bici, con monopatín eléctrico, y también servicios, sanitarios, negocios para comprar algo para beber o comer. El tren se desplaza por las diferentes estaciones de transferencia, donde habrá tres o cuatro actividades por cada una”.

 

Agregó que han pensado que, además de los atractivos turísticos naturales, existan tantas actividades como para que el parque no se pueda recorrer ni en uno, ni en dos días. Tenemos una cartera de actividades para desarrollar y también para cada uno de los ciclos étareos, para personas discapacitadas, en ciclovías, en monopatines”.

 

Paredes señaló que “lo que se ve al ingresar y al descender en cada estación es un laberinto. donde uno baja en la estación y se dirige al sector del laberinto de plantas y después se puede visitar el edificio de ecosistemas controlados, que es el Pabellón de la Selva”.

 

También se podrá aprovechar el espacio acuático. “Así como se ven lagunas de piscicultura en el interior de la provincia, acá habrá un acuario y un muelle fluvial donde, a través de gomones, se tendrá conectividad a paseos náuticos, un muelle fluvial. A través de gomones se podrá recorrer el arroyo Zaimán y estamos trabajando desde la secretaría en construir puntos de miradores”. Un bioparque que suma oxígeno, mejora la calidad de vida y agrega más espacio al esparcimiento.

 

PD/EP